top of page
Escribir en un cuaderno

Notas acerca del liderazgo y evangelismo. Consejos biblicos acerca de la vida y la evangelización. 

Llamados a Proclamarle

Mateo 16:18 "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".


Existe un gran debate acerca de este versículo, la discusión radica en la “roca”, algunos asumen que Jesús está hablando de sí mismo, otros discrepan, afirmando que Jesús habla de Pedro. En esta oportunidad yo diré, basado en el contexto de este pasaje, y lo que vemos desarrollado en el libro de Hechos, que aquí hay un poco de ambos. En 1ra a los Corintios 3, vemos que Jesús es el fundamento de la iglesia. 1ra a los Corintios 10:4 habla de cómo Jesús es la roca. Efesios 2:20 dice que Él es la piedra angular. Por tanto, sabemos que Jesús es definitivamente la roca. Sin embargo, tenemos que analizar todo el contexto de este pasaje para luego unir los puntos esenciales y entender lo que Jesús dijo en esta oportunidad.


Obviamente, Pedro todavía no era tan fuerte. Poco tiempo más tarde, Pedro será reprendido por Jesús. Esa no es una buena posición para quien va a tener la iglesia edificada sobre sí. Sin embargo, al mismo tiempo, vemos que Pedro es el único de los discípulos que dijo: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Es entonces que Jesús dice: "sobre esta roca edificaré mi iglesia". Estoy convencido que la imagen que recibimos de Jesús aquí en Mateo 16 es: "Voy a edificar mi iglesia sobre esta roca”, porque la roca a la que Jesús se refiere es el pueblo de Dios, proclamando a la persona de Cristo. Esa es la roca sobre la que se edifica la iglesia, hombres y mujeres testificando a Jesús quien obtuvo la victoria sobre la muerte, resucitando entre los muertos.


En Hechos 2:36, Pedro llega al final del primer sermón cristiano, y dice: "Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo" Él le ha hecho Dios y Mesías. Aquí, cuando Pedro predica en Hechos 2, vemos exactamente lo que Jesús dice en Mateo 16. Entonces, unas miles de personas vienen para conocer a Cristo, y comienza a existir la iglesia. Esa es la imagen aquí.


Las preguntas que debemos hacernos entonces son: ¿Cómo avanza la iglesia? ¿Cómo crece la iglesia? Ella Crece y avanza, mediante hombres y mujeres que van al mercado, que van a su barrio, y proclaman que Jesús es el Cristo, y cuentan a las personas Su grandeza y bondad. Así es como avanzará la iglesia y mi oración es que esa sea la estrategia que adoptemos en cada una de nuestras comunidades de fe. Que no dependamos del programa correcto, o de tener esto o aquello organizado, sino que podamos realmente avanzar como iglesia anunciando a Cristo en todo lugar. Es un hecho de que creceremos como iglesia, cuando nos enfoquemos seriamente en contar a otras personas las bondades de Cristo. Querido lector, yo no puedo ir a los lugares donde usted vive o trabaja. Sea que usted este en una comunidad cerrada a donde yo no pueda entrar, o que su trabajo sea restringido para mí, solo usted puede hacer allí la obra de evangelista, anunciando el Poderoso Nombre de Cristo, no olvide que usted está con ellos por una razón. Nuestras iglesias experimentarán la bendición de Dios y el propósito de Dios cuando seamos esta roca; yendo y proclamando la bondad de Dios en Cristo, entonces


Quiero hacer todo lo que pueda para ayudar equipando a la iglesia para eso, pero estoy convencido que el alcance Evangelístico fundamental para la iglesia no serán las personas viniendo a un servicio de adoración. Como pastor oro cada día para que las personas vengan a Cristo semana tras semana en nuestros servicios de adoración, pero el modo fundamental en que vamos a alcanzar a nuestra comunidad no será teniendo buenos servicios de adoración; será tomándonos en serio la tarea de proclamar la bondad de Dios a toda criatura.


Esa es la roca de la iglesia, y Jesús dice que las puertas del Hades no la vencerán. Las puertas del Hades es básicamente un término que se refiere a la muerte, y en otras palabras Jesús declara que "La muerte no vencerá a la iglesia". ¿Cómo es que la muerte no nos vencerá? Bien, quien dijo estas palabras resucitó de la tumba después de morir. Entonces, Él tomó a Su pueblo consigo para testificar esa victoria. Jesús garantiza el éxito de esta misión. Esa es la roca; cuando el pueblo de Dios está proclamando a la persona de Cristo, llevando adelante una misión que no es temporal, una misión completamente eterna.


Seamos la Iglesia; quienes tenemos a Cristo morando en nuestros corazones, salimos y proclamamos esa verdad, entonces estamos haciendo exactamente lo mismo que hizo la iglesia para avanzar en el libro de Hechos.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


6- Sobrenatural

Entradas Recientes

bottom of page